Sonificacion

En una sociedad donde ha triunfado lo visual, lo sonoro ha estado siempre en un discreto segundo plano. La música, en Occidente, ha sido durante siglos la única expresión sonora merecedora de difusión, estudios y análisis. Todas las demás manifestaciones aurales, esas que englobamos en el término Paisaje Sonoro,  han sido injustamente olvidadas, relegadas a la categoría de las cosas sin interés porque, durante mucho tiempo, parecieron aleatorias, incontrolables y fuera de un discurso con sentido. Sin embargo, hace pocas décadas que hemos perdido el miedo a tratar con la complejidad, a mirarla de frente, construyendo teorías y modelos que dan una interpretación global a la realidad sonora que nos circunda en todo momento. Esto nos ha permitido ser cada vez más conscientes del papel de lo sonoro en nuestras vidas (un concepto presente ya en la Antigüedad Clásica), impulsando su estudio desde la ciencia y alentando su consideración en ámbitos donde no siquiera se contaba con su crucial participación.

Un ejemplo de esta tendencia es el empleo del sonido para el análisis e interpretación de datos masivos, una pujante disciplina que conocemos como Sonificación. Las excelentes capacidades que muestra el sistema auditivo humano en cuanto a la discriminación de señales o la detección de pequeñas variaciones facilita la detección de patrones y estructuras ocultas en los datos que nuestros ojos, más capacitados para el análisis de escenas estáticas, ni siquiera llegan a intuir. Disciplinas como la medicina, la biología, la astronomía o la economía, entre otras muchas, han encontrado en el oído un aliado para la extracción de información de los grandes conjuntos de datos que manejan, lo que precisa de profesionales capaces de dar respuesta al diseño e implementación de las exigentes sonificaciones que son necesarias para este fin. Por ello, la Universidad de Oviedo pone en marcha el primer Título Experto en Sonificación de datos, productos y procesos nuestro país. Un mundo nuevo de oportunidades laborales que tiene en el sonoro su punto de partida.

Usos ancestrales

De igual manera que en los cuadros que contemplamos en un museo hablamos de primer plano y fondo (que algunas veces exige una técnica pictórica realmente notable, como el sfumato de Leonardo Da Vinci), en los paisajes sonoros que escuchamos también podemos hacer esta distinción. Por un lado, percibimos los sonidos tónicos, aquellos que una sociedad determinada escucha de manera continua o muy frecuente, formando un fondo sobre el que se perciben otros sonidos (el mar en un pueblo costero o el tráfico en el centro de una gran ciudad). Por encima de ellos, en primer plano, se sitúan las señales, esos sonidos emitidos con el fin de llamar la atención sobre algo (el campanario de la iglesia o el silbido del tren al iniciar su marcha).

En estos tiempos que corren, donde parece que el smartphone se ha convertido en nuestro único vínculo con la realidad, capaz de informarnos de todo en tiempo real, no deja de sorprender que sigamos utilizando el sonido como hace miles de años, recurriendo a señales sonoras para advertir de un peligro a la comunidad. Antes avisaba de la inminente invasión de nuestra aldea por un pueblo bárbaro; ahora informa sobre la llegada de un escape tóxico procedente de alguna industria cercana, lo que obliga a realizar simulacros para que los ciudadanos identifiquen la alerta de acuerdo a la normativa SEVESO, que también será implantada en Asturias. Lo que permanece es el poder de lo sonoro para atraer nuestra atención y codificar mensajes ante los que debemos actuar con rapidez. En esa pugna que mantienen vista y odio por erigirse en el sentido preferente, aquí lo sonoro gana la batalla.

El sonido del computador cuántico

Uno de los atractivos que ofrece el paisaje sonoro es su constante mutación, su incansable transformación, abarrotada de innumerables acontecimientos sorprendentes e inesperados. Basta escuchar durante unos minutos el ajetreo en una calle cualquiera para quedar maravillados ante tanta riqueza y variedad de sonidos. El paisaje sonoro lleva implícito en su propia definición el concepto de permutabilidad.

Más allá de esta experiencia cotidiana, en ocasiones se producen fenómenos que modifican de forma radical e irreversible la composición del paisaje sonoro en un contexto determinado. La aparición de una nueva tecnología es uno de ellos. La llegada del motor de combustión interna en los primeros años del siglo XX transformó la sonoridad de nuestras ciudades. Los reactores comerciales que surcan el cielo a diario modificaron por completo la estructura sonora del firmamento, donde las aves habían sido su único morador durante milenios. Recientemente, la empresa IBM nos ha demostrado que también la computación cuántica, un desarrollo que posibilitará un salto tecnológico de proporciones gigantescas en las próximas décadas, transformará el paisaje con una nueva paleta de sonidos, llena de ritmos cíclicos e incansables que anticipan capacidades inimaginables a día de hoy. Ponte los auriculares y disfruta hoy de los sonidos del futuro.

Ciudades del futuro

Aunque parezca que siempre que pisamos la calle cada mañana escuchamos la misma ciudad día tras día, la verdad es que los paisajes sonoros urbanos van variando con el paso del tiempo. La reordenación de los espacios públicos, la sustitución de materiales en pavimentos y aceras o la inauguración de una zona verde son sólo algunas de las acciones que modifican de forma relevante la composición del paisaje sonoro, variando las proporciones entre los distintos agentes que contribuyen a su formación y despertando nuevas sensaciones en los oyentes.

Durante las próximas décadas, las ciudades van a sufrir transformaciones importantes que afectarán a muchos aspectos de la vida cotidiana. Una de los más evidentes será la nueva configuración de los paisajes sonoros con la llegada del silencioso coche eléctrico, que convertirá en recuerdo las trepidaciones de los motores de combustión interna. Sin embargo, esta ventaja también trae consigo un peligroso inconveniente: un vehículo silencioso se convierte en un problema de seguridad para los peatones, incapaces de detectar su proximidad. Numerosas compañías, como Nissan, están planteando propuestas para sonificar sus vehículos eléctricos y dotarles de una identidad sonora que no sólo advierta de su presencia sino que transmita otros valores ¿Cómo serán entonces las nuevas “sinfonías urbanas” que componga el tráfico de las ciudades? A tenor de lo escuchado, prometen ser mucho más ricas, atractivas y “musicales” que las actuales. ¡Que así sea!

Sonido y Espacio

LOrk@EPI, la Orquesta de Portátiles de la Universidad de Oviedo, es una agrupación que fomenta la creación de espacios de reflexión acerca de la nueva relación entre el Arte y las Nuevas Tecnologías, en concreto sobre los usos expresivos de las mismas. Por tanto, no sólo es un verdadero laboratorio de experimentación sonora, sino un entorno donde la investigación tecnológica de vanguardia tiene mucho que aportar, estableciéndose fértiles sincretismos entre ambos enfoques. Además, la Orquesta fomenta la eliminación de barreras intelectuales entre ámbitos de conocimiento dispares, propiciando el contacto entre perfiles académicos y profesionales distintos, la puesta en común de vivencias culturales diferenciadas y el enriquecimiento transversal entre sus participantes, mediante el fomento de actividades donde convergen disciplinas distintas.

Desde esas premisas se concibe el proyecto Sonido Y Espacio, nacido desde la singularidad arquitectónica y acústica exhibida por el Centro Niemeyer y que desde el primer momento se ha convertido en un poderoso foco de atracción para una agrupación como LOrk@EPI. Realizado en colaboración con la Universidad de Oviedo y la institución avilesina, el proyecto se centra en la elaboración de un repertorio de obras electroacústicas compuestas ex-profeso para ser interpretadas en el Centro Niemeyer en la primavera de 2018, utilizando como material de partida la singular riqueza sonora de sus espacios y del entorno en el que se encuentra. Para lograr este propósito, LOrk@EPI ha llevado a cabo durante este verano una residencia en la que se ha abordado la identificación, registro y análisis de los múltiples paisajes sonoros que dan vida al Centro y a sus alrededores, una aproximación sensible al espacio construido y a la arquitectura proyectada por Oscar Niemeyer. Una experiencia estética, pero también analítica y consciente.

 

#EscuchandoGijón

Cada 18 de Julio, coincidiendo con el cumpleaños del investigador y pedagogo canadiense R. Murray Schafer,  se celebra el Día Mundial de la Escucha (World Listening Day), una iniciativa que trata de revalorizar el papel de lo sonoro en la sociedad contemporánea fundamentalmente a través del concepto de Paisaje Sonoro, esa permanente sinfonía que nos envuelve día y noche, dotada de riqueza y variedad casi infinitas y que tiene un poderoso efecto sobre nuestra salud y bienestar. A pesar de su afán por dar sentido a la realidad no sólo como fuente de información de primer nivel sino también como patrimonio inmaterial a preservar, el triunfo de la imagen en la sociedad actual ha minusvalorado su verdadera influencia. De ahí que sea preciso establecer acciones de concienciación ciudadana para detenerse a escuchar y maravillarse ante la complejidad de los matices sonoros que nos envuelven de forma permanente.

Desde el grupo I3G de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón hemos puesto en marcha la acción #EscuchandoGijón con el fin de acercar a los ciudadanos y visitantes de nuestra ciudad la riqueza de los paisajes sonoros de las ciudades de comienzos del siglo XXI con la ayuda del Taller de Músicos de la Fundación Municipal de Cultura de la ciudad. La acción se desarrolla en dos fases: en la primera, cualquier persona puede enviar grabaciones de audio de cualquier rincón de Gijón realizadas con su teléfono móvil, entre el 3 y el 16 de Julio de 2017. La segunda fase será el 18 de julio en el patio del Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón donde se escucharán, a lo largo de toda la jornada, todas las grabaciones enviadas, invitando a todos los asistentes a disfrutar con la riqueza sonora de nuestra ciudad. Toda la información se encuentra en el portal http://escuchandogijon.grupoi3g.es

Este proyecto es el primero de muchos que verán la luz en los próximos meses relacionados con la escucha reducida y la sensibilización ciudadana ante un concepto que, entre todos, debemos empezar a cuidar y gestionar responsablemente.

Nintendo Switch o el poder de lo sonoro

Aunque quizás no lo hagamos de forma consciente, los sonidos que emiten los objetos en nuestra interacción cotidiana con ellos influyen de forma decidida sobre nuestra percepción global del producto, alteran nuestro estado emocional, modifican la predisposición a su adquisición y también contribuyen a conformar las expectativas que nos hacemos ante cuestiones como su correcta funcionalidad o la calidad con la que está fabricado. La generación de espacios sonoros adecuados y coherentes con el producto es vital para conformar una experiencia de usuario satisfactoria e incrementar así la valoración positiva del mismo.

Un buen ejemplo de la relevancia que pueden adquirir estos principios en los productos de consumo es la videoconsola Nintendo Switch, lanzada al mercado en marzo de 2017. Su campaña publicitaria, vista por millones de personas en todo el mundo, emplea como imagen icónica al principio de todos sus videos promocionales el sonido que generan los mandos de control (denominados Joy-Con) al insertarse en el cuerpo central del dispositivo. Se trata de un sonido rotundo, de culminación, que informa al usuario no sólo de la correcta inserción de tales elementos, sino de que se encuentra ante un producto definitivo, redondo y terminado que invita a pasar muchas horas en su compañía. Nintendo ha sabido encontrar en lo sonoro una poderosa seña de identidad para su producto estrella, aglutinando una pluralidad de mensajes alrededor de un sencillo “click” y convirtiéndolo en el eje que vertebra la imagen simbólica de la nueva consola. Un ejemplo perfecto de cómo lo sonoro define, comunica y, en definitiva, engancha.

Modulation I

Modulation I ha sido recientemente seleccionada entre más de ochenta participantes para formar parte del programa Short Waves / Long Distance patrocinado por Wave Farm y The North American Shortwave Association. Las obras seleccionadas han sido transmitidas en una emisión a todo el mundo del programa The Shortwave Shindig a través de la emisora WRMI en 6855 KHz y 9395 KHz el pasado 4 de Marzo de 2017. Puedes escucharlas todas desde el repositorio on-line de WaveFarm. En la página The shortwave Radio Audio Archive tienes la grabación de la emisión original.

Modulation I es la primera parte de un tríptico sonoro en el que se reflexiona sobre la modulación como mecanismo fundamental de transmisión de información a larga distancia. Tanto si es analógica o digital, la modulación establece una relación estructural entre distintas señales que, más allá de lo estrictamente físico, posee un valor artístico incuestionable debido a la inherente riqueza sonora que muestran estos fenómenos. El procesamiento digital de estos efectos ayuda a mejorar las posibilidades sonoras de las fuentes con el fin de fundamentar una reinterpretación del espectro de radio. Las señales empleadas en Modulation I provienen de comunicados en modo PSK31 en la banda de 20 metros, transmisiones de radar en 6 MHz, actividad en RTTY en 14085 KHz y radiodifusión en onda corta en la banda de 19 metros.

Escucha Modulation I en el sitio bandcamp de Arca de Viento

Un poco de etimología

Arca de(l) viento. 1/ “Arca” (1) “Secreto“. “…el secreto o arca de viento…” (1744, Lorenzo Monturu, Colegial de Talavera, Toledo) S/70. “Llámase secreto porque todas sus divisiones están cerradas y ocultas” (1734/4, F. Pablo Nasarre, Escuela Música). Elemento fundamental de la mecánica del órgano (“…que estos secretos son el alma del órgano…“, 1568, Francisco Vázquez, Catedral de Granada) que, en su versión más generalizada, dirige el aire a presión a las canales de notas que alimentan los tubos, permitiendo la selección de las hileras de aquellos que se desea hacer sonar.

2/ Caja de válvulas. Receptáculo que recibe en primera instancia el aire de los fuelles para enviarlo a las canales del secreto a través de las válvulas que se alojan en él, movidas desde las teclas por tracción o impulso de las varillas “Fórmase el arca del viento en el mismo secreto, a la parte que ha de ir al teclado, después de ajustadas, y bien labradas las ventillas...” (1723-4, Fr. Pablo Nasarre, Escuela Música). “…Se han invertido las dos Arcas de viento de la Cadereta de el primer Órgano, para que con más facilidad se puedan registrar en qualquiera tiempo” (1746, Leonardo Fernández Dávila, Catedral de Granada)

Joaquín Saura Buil, Diccionario Técnico-Histórico del Órgano en España. Consejo Superior de Investigaciones Científicas,  Barcelona, 2001

Diderot et D’Alambert. L’Encyclopédie
Recueil de Planches, sur  les sciences, les arts libéraux, et les arts méchaniques: Lutherie. Planche III, Fig. 14
Inter-Livres, 1994