Ciudades del futuro

Aunque parezca que siempre que pisamos la calle cada mañana escuchamos la misma ciudad día tras día, la verdad es que los paisajes sonoros urbanos van variando con el paso del tiempo. La reordenación de los espacios públicos, la sustitución de materiales en pavimentos y aceras o la inauguración de una zona verde son sólo algunas de las acciones que modifican de forma relevante la composición del paisaje sonoro, variando las proporciones entre los distintos agentes que contribuyen a su formación y despertando nuevas sensaciones en los oyentes.

Durante las próximas décadas, las ciudades van a sufrir transformaciones importantes que afectarán a muchos aspectos de la vida cotidiana. Una de los más evidentes será la nueva configuración de los paisajes sonoros con la llegada del silencioso coche eléctrico, que convertirá en recuerdo las trepidaciones de los motores de combustión interna. Sin embargo, esta ventaja también trae consigo un peligroso inconveniente: un vehículo silencioso se convierte en un problema de seguridad para los peatones, incapaces de detectar su proximidad. Numerosas compañías, como Nissan, están planteando propuestas para sonificar sus vehículos eléctricos y dotarles de una identidad sonora que no sólo advierta de su presencia sino que transmita otros valores ¿Cómo serán entonces las nuevas “sinfonías urbanas” que componga el tráfico de las ciudades? A tenor de lo escuchado, prometen ser mucho más ricas, atractivas y “musicales” que las actuales. ¡Que así sea!